lunes, 29 de junio de 2015

Entras en ti, y ya no hay vuelta atrás


Lo escribí hace tiempo y lo colgué en mi tablón para tenerlo presente... 


La primera impresión


 Una de mis funciones en el trabajo es acoger a las personas que se van incorporando, ya sea como becarios, en prácticas o empleados. Me gustan especialmente esos primeros minutos de conversación con un café, antes de entrar de lleno en la explicación de las actividades de la empresa o de recorrer sus instalaciones.
 Me encanta saber por qué esos jóvenes (en su mayoría) se inclinaron por tal o cual tipo de carrera o formación, cómo llegaron hasta aquí, escuchar sus inquietudes profesionales y, sobre todo, sentir su frescura y transparencia (la que nunca deberíamos perder). Por sus comentarios, percibo si su mirada sobre el mundo laboral es universal o si se quedan más en lo concreto; si se han sentido libres de elegir lo que les apasiona o si estaban algo condicionados por el entorno. Pero hay algo que desprenden todos: una gran sabiduría esencial, la que traen “de fábrica” y van potenciando con su experiencia de vida, independientemente de los conocimientos que hayan ido adquiriendo con sus estudios; sabiduría que transmiten con sus palabras y, sobre todo, mediante el brillo de sus ojos, abiertos a captar cualquier detalle y a colaborar con todo lo que les rodea.

martes, 23 de junio de 2015

Cómo vivir feliz en el trabajo

Hoy voy a extenderme un poco. Voy a contaros por qué escribí el libro La gestión de la vida en el trabajo, al hilo de mi propia experiencia . Creo que es un buen momento para hablar de un libro así, dado que muchos jóvenes están finalizando sus estudios y están a punto de “entrar” en el mundo laboral, ya sea físicamente o preparándose para ello, aunque sólo sea en el plano de la actitud. Y ese es el quid de la cuestión, la actitud. Pueden darse unas u otras circunstancias externas que incidan, de algún modo, en nuestra vida laboral, pero nadie más que uno mismo manda en el modo en que afronta el día a día en el trabajo o  el acceso a él: con confianza, con seguridad y con ganas de hacer las cosas bien para el progreso de la empresa y para el crecimiento personal.

Escribí La gestión de la vida en el trabajo, con el subtítulo Un proyecto laboral con sentido, cuando cumplí mis bodas de plata en la empresa (¡se dice pronto!). Como cualquier persona, he experimentado todo tipo de circunstancias en ella; he disfrutado mucho de las buenas y aprendido una barbaridad de las no tan buenas. Es precisamente ese aprendizaje el que he querido plasmar en esta obra. Con el paso de los años, me di cuenta de que la mayor parte de las dificultades que se atraviesan se deben a un inadecuado manejo de los recursos personales, que impiden una comunicación fluida entre sus integrantes y generan el deterioro de las relaciones y, por ende, los nudos en las actividades profesionales. Supe también que esos nudos que generamos entre las personas provienen de otros que hemos creado cada uno dentro de nosotros. Y en ello, que parece un problema, está la solución a todo. En la vida, en general, tenemos la posibilidad de resolver, desde dentro, cualquier cosa que tenga lugar fuera.

¡Qué gran responsabilidad! Pero… ¡Qué gran liberación!

En un momento determinado, y después de ciertos avatares en el trabajo, advertí que nadie me hacía daño, sino que era mi modo de enfocar los hechos el que me llevaba vivir situaciones que no deseaba.

Y cuando me di cuenta de esto dejé de culpar a nadie y comencé a colaborar con todos. Fue paso a paso, “clic a clic” como chispas de luz dentro de mí. Sin vanidad, puedo afirmar que siempre fui colaborativa y resolutiva, pero me faltaba esa información esencial… la de no esperar reconocimiento, sino reconocer, de verdad, mi propio valor. 

Y, aunque siempre hay cosas que no te gustan o que no se desarrollan conforme a lo que crees debe ser… si retiras esa creencia, te encuentras con todo un mundo de perspectivas que no habías considerado.

Aunque no les puedes gustar a todos ni todos te pueden gustar, comprendes que esas inseguridades que tú tenías y te hacían pasarlo mal son las mismas (en distintos vértices) que tienen esas personas que no se comportan como quisieras. Por tanto, concluyes que somos iguales :-)

De estas y otras conclusiones partió la idea de escribir este libro, en el que he trazado un mapa interior por el que guiarse para disfrutar del trabajo, en lugar de sufrirlo. Lo he hecho a través de una narración-ensayo, en la que explico el recorrido de un/a joven que termina sus estudios, comienza su periodo de búsqueda de empleo, entrevistas y demás, y llega a encontrarlo. Describo el mundo interior de esa persona, mientras pasa sus primeros días en la empresa, sus progresos, sus ascensos, sus baches, su remontar y sus logros. Los que estáis trabajando os sentiréis identificados; los que aún no, creo que impulsados. Así me lo han hecho saber algunos lectores:

"Conocí a Concha durante una etapa laboral anterior a la actual. Hice muy buenas migas con Concha y con todos los compañeros, eso es cierto. Ella me regaló su libro, firmado y todo. Me hizo mucha ilusión, sobre todo lo de la firma, pero ambos sabíamos que pasaría mucho tiempo hasta leerlo. Fue mucho más tarde, desempleado, bastante decaído, cuando lo hice. Si algo me llevé de la empresa fue conocer a personas como Concha y ese libro. Muy fácil de leer, cercano, y tan real... Me animó mucho a seguir luchando en mi día a día. Cada día hacía más y más por mí y por los míos. Recuperé mi autoestima, gracias a muchas de las cosas que aprendí tras su lectura. Hoy, tras varias etapas laborales más, sigo con mi autoestima intacta, me mantengo firme ante los problemas y sí, lo estoy consiguiendo: tengo un trabajo y, lo más importante, soy feliz". 

Carlos Fuertes Rodriguez

 “¡Qué buen libro, Concha! y la verdad es que me está sorprendiendo bastante. Claro, cercano y muy bien redactado. He aprovechado el fin de semana para devorarlo. Una vez leído me ha encantado. He visto que tienes otro libro publicado, me encantaría poderlo conseguir.

Noel Jiménez 

“Concha, tu libro, La gestión de la vida en el trabajo, me ha resultado muy ameno y útil, porque te sientes muy identificado con lo que explicas, tanto que lo leí de una sentada. Gracias.”

Juan Carlos Corral


"Absolutamente recomendable. ¡Gracias por escribirlo! Un beso grande Concha, y no dejes de escribir, por favor, me encantan tus libros!".

Marala Zea Cuervas-Mons 

"Sin duda es una lectura idónea para los difíciles tiempos que nos ha tocado vivir. Como persona recién lanzada al mundo laboral, la lectura de este libro te guía en la vorágine de pensamientos que rondan por tu cabeza nada más salir de la universidad. Los ordena, les aporta sentido y enfoca esa energía directamente a los puntos clave que marcarán tu futuro. Solo necesitas abrir tu mente e intentar empaparte de todos los buenos consejos que aporta este gran libro".

Alberto Martínez


jueves, 18 de junio de 2015

Respetando el libre albedrío


"He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro".  

José Saramago

miércoles, 10 de junio de 2015

Una ventana para el alma...



Tan bonito es esto de "escuchar", en silencio, aún rodeada de ruido, el sentir de amigos, conocidos, "menos conocidos"... Todos, en ese instante en el que abren esta ventana a la que ahora mismo me asomo, todos... están abriendo también su alma, para expresar su alegría, su pena, sus pequeños o grandes miedos; sus logros y proyectos o "simplemente" lo que sus sentidos están experimentando.
 ¿El mundo tiene que cambiar? Ya estamos transformándolo, uno a uno...


martes, 9 de junio de 2015

"Soy el creador de lo que veo"



"Todo pensamiento, en esencia, nace de la ausencia de pensamiento".

"Todos tenemos la capacidad de cuestionarnos amablemente"



martes, 2 de junio de 2015

domingo, 31 de mayo de 2015

Soy vulnerable y fuerte

Soy vulnerable. Claro que sí, pero también responsable de mi vulnerabilidad y eso... eso es una tremenda suerte, porque saber que lo soy me hace libre y también... fuerte.


lunes, 25 de mayo de 2015

Presentación, en Ávila, de La calma está en ti


Será el día 20 de junio, a las 18:00, en el Episcopio, espacio cultural del 
Excelentísimo Ayuntamiento de Ávila
Con la colaboración de la soprano Raquel Adanero.

(Entrada libre hasta completar aforo)


lunes, 18 de mayo de 2015

Los lectores opinan

Algunos testimonios de los lectores de La calma está en ti:


“Concha, tu libro es sencillo, a la vez que muy profundo. Nunca habíamos disfrutado tanto (mi esposa y yo) con la lectura de un libro”.
 (Florencio Adanero)
 -----
“Enhorabuena por tu nuevo hijo literario. La portada invita a leerlo con música relajante de sonidos de agua. He empezado a leerlo y hay ideas, pensamientos, sensaciones, que alargas en tu interior mientras las lees, lo cual no es fácil de conseguir”.
 (Tomás García Yebra)
 -----
“Ya lo terminé. Gracias por este nuevo libro, ha sido un regalo”.
 (María Cat)
 ------
 "Muchísimas gracias, Concha, por el tiempo y esfuerzo dedicado hacia el crecimiento de los demás. Me encantó tu libro. Es un placer leerlo. Transmite cosas tan intuitivas con esa poesía y belleza… Es un libro para echarle un vistazo de vez en cuando y ver qué me dice mi amiga Concha un día cualquiera sobre esto... o para leer del tirón, pero los mensajes que transmites desde tu sentir son pura belleza. Ánimo para el siguiente, compañera de viaje". 
 (Jacinto Manuel Picardo)
 ------
“Este libro es lo más grande, lleno de mensajes en forma de poesía. Gracias por un tesoro tan apreciado por mí. Lo recomiendo”.
 (Teresa Ramos Labrador)

"Tu libro me está encantando, es una maravilla. Me hace sentir plena. ¡Qué cosas tan bellas nacen en tu CORAZÓN! No tengo palabras para decirte todo lo que me hace sentir".


(Marian Esteban)




domingo, 10 de mayo de 2015

Todo está bien


Cosas que te parecen bien, otras mal; justas e injustas...
Es el ego... Para el Ser todo está bien; incluso los juicios del ego.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Un pequeño vídeo que he elaborado con textos de mi libro La calma está en ti, ilustrado con imágenes que he ido captando en atardeceres y amaneceres inspiradores.